A baldes!!!

Este año llovió como nunca en California. En 20 años que hace que vivo acá, nunca ví caer tanta agua junta por tantos días seguidos.
Esta mañana nos despertamos con otra tormenta…

Las plantas seguro que están contentas, pero nosotros ya estamos un poquito cansados del tema…
Así que ayer me compré un par de botas de lluvia.

Seguro que ahora que estoy preparada, para de llover…
pero no me importa por que me quedan para cuando me vuelva a Argentina.

Si alguna vez nos cruzamos en Buenos Aires en un día de lluvia, me vas a poder conocer facilmente…yo soy la loca de las botas a cuadros!!!

Besos mil,
Marcela