Por que si…

Decorar con cosas que alguien descartó por estar viejitas, o a veces rotas, o fuera de moda es no solamente divertido sino que me motiva a ver las cosas desde otro punto de vista.
La idea de extender la vida de un objeto y de darle la oportunidad de seguir siendo útil a pesar de la edad o del estado, me da una satisfacción increíble.

En mi casa hay varios de ésos objetos que me alegran y, en ciertos casos, me organizan un poco la vida…

Un porta zapatos antiguo que compré años atrás era demasiado especial para meterlo en el ropero, así que ahora sostiene un par de toallitas en mi baño…

Un porta tazas de metal me sirve para colgar collares y pulseras…

Mi cocina tampoco se salva del reciclaje.
Una jarra sostiene las cucharas de madera…

y los repasadores y el ajo descansan en balanzas viejas…

Partes de molduras de edificios que ya no existen me sirvieron para hacer un marco y un estante…

Los cajones de una cómoda ya no servían más pero los tiradores los usé en por lo menos 5 proyectos diferentes.

Uno de ellos decora un almohadón…

y ésta pieza usada en principio por floristas, ahora es un porta fotos…

Cuando de decorar con objetos vintage se trata, no hay muchas reglas a seguir, pero la más importante es:
La regla “Del Por Que Si”

Usá lo que te gusta, de la manera que más te gusta y que nadie te quite lo bailado…