Mucho más que una ventana…

Hace unos días atrás reciclamos una puerta y hoy le toca a la ventana.
La que usé en éste proyecto es una ventana típica de los años 40.
A decir verdad, el marco quedaría hermoso pintado a nuevo pero no se olviden que yo tengo que pensar en mis clientes y donde “manda capitán, no manda marinero”…sobre todo si el capitán paga más por la pintura original!

La foto no es muy buena, pero les da una idea…


en el costado todavía tiene el herraje original…

Corté 2 piezas de madera para que entren justitas en cada uno de los paneles donde alguna vez hubo vidrios.

A uno de los pedazos, lo cubrí con arpillera primero y después con una hoja del viejo y nunca bien ponderado alambrado de gallinero…muy chic lo mío!!!
Esta es la foto vista de atrás…

Al otro pedazo de madera lo pinté de blanco…(disculpen si las aburro con el blanco, pero ya saben que tengo que escuchar a los capitanes clientes)
Y por que cualquier cosa con números se vende en éste momento y unos dinerillos nunca vienen mal, le pinté con negro Nº 132.


Un par de ganchos en la parte de atrás y está lista para usarla en la cocina o en la oficina por ejemplo.

Con broches de la ropa podés sostener recetas, fotos, mensajes y hasta cartitas de amor…

Espero que mi idea te haya inspirado a mirar a las ventanas desahuciadas con un poco más de cariño!

VENDIDA