Los opuestos se atraen…

y no solamente en el amor.

Hablando de amor, el mío fué a primera vista…

Me enamoré de ésta entrada:

de éstos dormitorios…

Y de la idea de un toque negro para agregar drama a cualquier ambiente…
Adentro de casa…

ó afuera…


Pero lo que me mató de amor fueron éstas sillitas:

no me quedarían divinas en mi cocina?:

Sí, porque a pesar de que mi color favorito es el blanco, mi casa también recibió un toque de negro!

Créditos: