Viernes…

Un día sin pinceles sucios,
sin pintura en el pelo,
sin recortes de tela por toda la casa,
sin manos llenas de pegamento.

Un día para cargar las pilas…
un día de pura inhalación,
un día para inspirarme.

La mesa de trabajo está limpia
y las tijeras descansando…

pero no por mucho tiempo!

Que tengan el mejor el fin de semana y las veo de nuevo el Lunes!
XOXO
Marcela

PD: hasta una latita de tomates merece una segunda vida!