Comencemos el mes soñando…

Cuando ví ésto pensé “Se lo tengo que mostrar a las chicas!”…

La casita…

y su creadora…

Un par de cosas interesantes:
1-Está en el medio de la nada

2-No tiene plomería así que no cocina y no baño…
estar en el medio de la nada puede venir bien a veces!

3-Es para ella sola, el marido tiene su propio lugar:
cubierto con lonas, pero con una TV gigante…
algunos hombres tienen claras sus prioridades!

4-Los dos comparten tiempo en su “casa compartida”: un trailer…
también en el medio de la nada pero por lo menos con baño y ducha.

5-A pesar de que el dormitorio es super romántico,
el marido no puede subir por que tiene problemas de espalda….
será por éso que lo construyó allá arriba????…
(perdón, ése es mi lado de Psicóloga que de vez en cuando se me escapa….)

6-Cuando compraron la propiedad, la casita que ella transformó
era un cuartito para guardar herramientas y armas de cacería.

7-El arreglo le costó U$S 3000

Ahora a disfrutar las imágenes!…..



Para leer el artículo completo e inspirarse con más fotos,
visiten éste enlace del New York Times: