Te quiero mucho, poquito, nada….

Durante el arreglo del closet de abajo
apareció éste puff verde…

por suerte,
también apareció ésta tela que yo siempre adoré
y que me sobró de un trabajo de decoración
que hice en la casa de una clienta…

Mezclada con un poquito de arpillera
fué lo que le dió al pobre puff
un look nuevo…

Me gusta tanto
que tengo los dedos cruzados para que nadie me lo compre…

y así tener la excusa para quedármelo!!!

Eso sí,
tengo una nueva regla:
de ahora en más si traigo algo nuevo a casa,
me tengo que desprender de 3…
si no, no hay container de mudanza que aguante!!

Tengo que jugar seriamente al
“Te quiero mucho
poquito,

nada”
antes de decidir qué llevar!!