Otra invendible…

A veces mis clientes me sacan de quicio.
Si, así nomás se los digo.
Se puede saber por qué en dos años
nadie me compró ésta mesa?????

Vamos a ser sinceros..
No es la mesa más linda que ví en mi vida,
pero che, tan mal tampoco está!!

Cualquiera sea la respuesta a mi pregunta,
ya no importa,
por que llegó la hora de transformarla…

Tic, toc…

Tic, toc….

De mesa a reloj…
pura pinta nomás por que no le puse las agujas,
pero como dirían en Argentina:
“Flor de relossss”

Las patas las guardé
para tirárselas por la cabeza al primer cliente
que me pida una mesa blanca redonda!!!

jajajajajaj!!!