Allá lejos y hace tiempo…


La organización no es una de mis dotes,
pero tengo la esperanza de que mi nueva colección
me ayude un poco.

Valijas antiguas.

Mucho más fuertes,
mucho más decorativas y
sobre todo con muchas más posibilidades
que las clásicas cajas de cartón…
(aunque de ésas también voy a necesitar.)

Encontré 2 el otro día a muy buen precio,
y sumadas a la que ya tenía
están ahora en el medio del living
y de a poco se van llenando…

A pesar de tener pilas de años
y de mostrar su edad por acá y por allá
siguen siendo súper útiles,
así que “estoy a la pesca” por más…

Una de las cosas que más me gusta hacer
es rescatar cosas antiguas y darles otra razón
para seguir “viviendo”.
No tengo idea
cuántos viajes habrán hecho mis valijas antes…

pero sí sé que pueden hacer uno más!