Haciendo rosas espero…


Los 5 días anteriores a la Navidad
llovió sin parar.
No, de verdad…llovió sin parar…
día y noche, constante.


Estuve así de cerquita
(lástima que no pueden ver mis dedos
para saber cuán cerquita estuve)
de volverme loca.
Mientras miraba la tele y hacía rosas
trataba de recordar lo que me dijo Marce:
“No la odies…La lluvia es una bendición”

La que me entra por el agujero del techo
que el cretino del techista me cobró por “arreglar” también????
Me hubiera gustado tener la onda zen de Marce en ésos momentos,
les prometo que traté…pero no pude.

Cuando la lluvia paró,
salí desesperadamente al negocio de las telas
a comprar colores pasteles, alegres…
que me hicieran pensar en la primavera y el verano.

Todavía sigo esperando al techero, techista
o como se llame!…

pero ahora por lo menos tengo colores veraniegos con qué hacer mis rosas.
En cuanto estén listas, las muestro.

Si alguna necesita calmarse los nervios
mientras espera al
techista,
plomero,
albañil,
electricista, etc
el tutorial de las rosas está AQUI
Mientras tanto, gracias por dejarme ventilar!!