No dejes para mañana…


Hay dos cosas que hace mucho tiempo
quería hacer (y sabía que tenía que hacer)…
pero no hice hasta ayer.

1- Pintar todas las puertas de la casa.
No era que estaban taaaaaaannnnnn mal, no.
Pero no estaban taaaannnnnn lindas como ahora.

Por años fueron del mismo color casi que la pared…

pero yo siempre supe que una pintura blanca,
bien blanquita, bien pura,
iba a ser mucho mejor….


Y me parece que no me equivoqué…

Pinté 2, tengo 4 más para hacer.

Tengo que admitir que es bastante aburrido…
de izquierda a derecha,
de arriba para abajo,
dejar secar,
repetir.

Pero lo que más me revienta es que no lo hice antes,
por que por lo menos hubiera disfrutado los frutos
por un tiempo más largo.

2-La segunda cosa que tardé en hacer
fué pintar la parte de atrás de la vitrina del comedor…
Así se vió por años…

Así se ve ahora…


el color es difícil de mostrar,
es un poco más oscuro de lo que se ve en las fotos…

Está mucho más vacío por que ya tengo
cajas y cajas listas para la mudanza
🙂

El color del fondo va a ayudar a que los platos
y las jarras blancas que colecciono se vean mucho más.
Un cambio fácil y rápido que hace una gran diferencia…
aunque en mis fotos no se note!
Para terminar la entrada de hoy,
me queda un solo consejito más…

NO dejes para mañana lo que puedes
PINTAR y DISFRUTAR hoy!

Y ahora me voy a seguir pintando…
de izquierda a derecha,
de arriba para abajo,
dejar secar,
repetir….