Lunes…

Por dónde empezar?

Quizás relatando todo el trabajo de las últimas semanas.
ó tal vez describiendo la ansiedad previa
a las 3 de la tarde del Sábado?

A lo mejor sería apropiado empezar
recordando todos los buenos deseos
y los besos y los abrazos llenos de buena onda.

Algunos empezarían describiendo
la felicidad que nos dió conocer personalmente
a muchos, muchos de Ustedes…
y otros preferirían empezar diciendo
que los comentarios que recibimos
durante nuestra inauguración
nos halagaron, nos motivaron, nos inspiraron
nos sorpredieron, pero por sobre todo,
nos conmovieron.












Por dónde empezar?
No tengo ni idea.

Lo que sí sé
es que no quiero que termine.

Gracias de verdad.
Marce, nuestras familias y yo
se los agradecemos de todo corazón!

“Te agradecería desde el fondo de mi corazón,
pero para vos, mi corazón,
no tiene fondo”