Hoy comparto mi cama

o mejor dicho,
las fotos de mi cama
y un truquito para no quedarse con las ganas
de un respaldo antiguo…

La piecera de cama victoriana
que encontré en un mercado de pulgas hace años,
($10 dólares: palo y a la bolsa my friend!)
me enamoró…
a pesar de ser más chica que mi colchón
(los camas actuales no son de las mismas medidas
que las de la época de la abuela)
y muy a pesar de ser una piecera
cuando yo en realidad necesitaba un respaldar…

La solución?
Colgarla en la pared.

Una vez colgada,
y con las almohadas y los almohadones ya ubicados,
la diferencia de unos 8 cms de cada lado
casi, casi, casi no se nota…

Lo bueno de éste “truquito” es que nos permite
disfrutar de los respaldos antiguos sin necesidad
de modificaciones engorrosas:
no necesidad de carpinteros
o extensiones
o herreros.
Si el respaldo antiguo que les gusta
es más grande o más chico
que los colchones actuales,
no desespereis!!
basta con colgarlo en la pared como si fuera un cuadro…

Y no se preocupen,
les aseguro que no se cae.
Mi “respaldo” de cama
aguantó más de 10 terremotos Californianos
colgado en la pared y sin caérsenos en la cabeza.
Creo que por éso,
y ahora que veo bien las fotos,
voy a hacer almohadones nuevos
para que se luzca todavía más!
Yo ♥ MiPieceraCaberaDe10Dólares!