Mío…todo mío!



En éstos 15+ años de profesión recauchutadora
he hecho quichocientos mil pizarrones,
pasaron por mi mesa de trabajo,
los creé,
los decoré,
los adoré
y los dí por “adopción”…
y aunque parezca mentira nunca tuve uno propio.

Pero nunca es tarde para tener
un pizarrón al que llamar
“mi pizarrón”!
Así que una de las puertas de la cocina
se transformó justamente en éso:

ANTES

DURANTE

y DESPUES

Un cambio rápido que me gusta muchísimo
sobre todo por que no tengo que ver más ésto:

un engendro espantoso
que alguien pensó era lindo
como manija de puerta….
y a la que la cámara no hace mucha justicia,
por que en vivo y en directo era mucho peor!!!

sin palabras….
No, mentira!!!
Muchas palabras….


Detalle práctico…


Muchas cosas por escribir
y todas ellas en MI pizarrón!