Un cambio rápido…

Blancas.
Negras.
Negras.
Blancas.

Mientras en casa tratábamos de ponernos de acuerdo
en el color de las sillas del comedor,

encontré un par de fundas que tenía guardadas
y que pensé que había cortado para otro proyecto.

Ni blancas.
Ni negras.
Enfundadas…

al menos por ahora!