De botas y medias…


Las “botas” de Navidad,
ésas que usamos para decorar en Navidad,
tradicionalmente hechas en tela roja,
en realidad no son “botas”…

son medias.

Y si bien su nacimiento y creación
no está 100% confirmada,
hay una historia por ahí
deliciosamente dulce, que habla de ayuda y solidaridad,
2 cosas que muchas veces olvidamos
y que valen la pena ser recordadas
sobre todo en ésta época…


Fuente

Hace mucho, mucho tiempo atrás,
un viejo hombre se preocupaba por no tener dinero
para ofrecer como dote de matrimonio
y así poder casar a sus 3 hijas…


Fuente

El pobre padre no dormía pensando
qué sería de las tres muchachitas una vez que él muriera,
quién cuidaría su más preciado tesoro?

Fuente

Un día, Saint Nicholas, escuchó la conversación
de la gente del pueblo
sobre el pobre hombre y las 3 solteras…


Fuente

y se decidió a ayudar.
Esperó que fuera tarde a la noche,
entró por la chimenea de la modesta casita
que ocupaba la pobre familia,
y buscó un buen lugar donde esconder 3 monedas de oro…

Fuente

Una para cada hija,
cada una suficiente para ser una buena dote
y asegurar un buen matrimonio…


Las hermanas habían colgado sus medias en la chimenea
deseando que se secaran durante la noche
y pudieran ser usadas al día siguiente.
Saint Nicholas pensó que ése era el mejor lugar
para esconder las monedas de oro…

Así nació la tradición
de colgar las medias en la chimenea
para que Saint Nicholas
deje regalitos en Nochebuena…

Y ésta entrada de hoy,
nació con todas las medias o “stockings” hermosas
que se encuentran hoy en la red…

Esta Navidad,
tratá de regalar cosas hechas a mano y a corazón,
tratá de regalar algo de vos misma
por que los que te quieren te lo van a agradecer de verdad!

“Aquel que no tiene la Navidad en el corazón,
nunca la va a encontrar debajo del árbol”

~Roy L. Smith~