Una más…


Esta es mi última entrada antes de la Navidad,
antes de partir a celebrar las fiestas de éste año
con familiares, que hasta hace muy poco,
no había visto por más de 20 años.
La última entrada antes de la Nochebuena,
una muy diferente éste año,
una que me permitirá mostrarle a mis hijos
como eran mis Nochebuenas cuando yo era chica.

La mesa en el patio,
la comida abundante,
la noche calurosa,
la ensalada de fruta fresquita,
la celebración interminable,
el recuerdo de los que están lejos
y las risas solo interrumpidas por el ruido de los petardos…

Es en ésa mesa de Navidad,
en los afectos presentes y ausentes
que me inspiré para mostrarles una última idea
para un centro de mesa…
como siempre y como he tratado de hacerlo todo el año
usando cosas que ya tenemos
y que solo debemos ver desde otro ángulo…

Por que qué mejor momento que la Navidad
para volver a la simpleza,
a lo cotidiano,
a lo que fuimos alguna vez
y a lo que queremos recuperar?

Este año,
cuando mi Nochebuena llegue a su fin,
los colchones invadan la casa de mi Tía
y los primos duerman aquí y allá
tal como lo hicimos mi hermana y yo tantos años antes,
estoy segura que recordaré ésos días
y empezaré a planear lo que vendrá
por que son los momentos de ayer
que siempre inspiran mi mañana.

Que ésta Nochebuena los encuentre a todos en paz,
ahí donde quieren estar,
rodeados de la gente que aman
y con la seguridad de saber que los que están lejos
están bien y felices a pesar de la distancia.

Feliz Nochebuena,
Feliz Navidad!

“El amor es éso que invade el ambiente en Navidad,
si dejás de abrir regalos y realmente escuchás”
~Autor Anónimo~