Home


El Lunes mi hija empezó
su primer año de Facultad.
Gran día…si Señor!

Va a la misma escuela que su hermano.
La mayoría de los días,
hasta en el mismo horario.
Se levantan los dos temprano,
y parten juntos.

También vuelven juntos.

Y yo tengo el mágico privilegio
de poder verlos,
escucharlos hablar
o pelearse,
cocinarles y servirles la comida.


Tengo la suerte de disfrutar
el café que ahora ellos me preparan a mí
y de charlar con ellos
y de enloquecerme a veces por ellos
y de preocupame por ellos cuando no están en casa.

Y es en ésos momentos
cuando me doy cuenta
que todo el trabajo de la mudanza,
el empacar los cientos de cajas
y el vaciarlas del otro lado del océano
valió la pena.

Es en ésos momentos del día a día
que me doy cuenta que estoy haciendo
lo que quiero hacer.
Es en ésos momentos,
cuando mis hijos ya adolescentes
entran por la puerta
y me cuentan su día,
que sé, sin duda alguna,
que estamos los 4
donde estamos supuestos a estar.

“Tu Hogar no es donde vives,
es el lugar donde te entienden”


~Christian Morgenstern~