De cortinas y ambientes terminados

Mamá siempre decía que un ambiente no está terminado
hasta que no le ponés las cortinas.

 Y en cierta forma, 
adhiero a ésta teoría.
El tema es que en mi casa,
salvo en los dormitorios,
no las usamos.


 Vivimos con todas las ventanas abiertas
(cuando el clima lo pemite)
y con las persianas levantadas las 24 horas del día.
Hay tanto para ver ahí afuera!
Supongo que mis vecinos dirán lo mismo
 a ésta altura del partido!
Pero lo que sí me gusta es la textura 
que brindan  las cortinas en un ambiente,
como que “suavizan” las paredes
Por éso en mi living decidí poner cortinas de mentirita,
de pura pinta…

La idea es enmarcar el ventanal
sin obstruir la vista o la luz que tanto nos gustan…

 La tela que utilicé es simplemente un lienzo crudo,
no está perfectamente planchado
y me gusta así, 
más de “entre casa”
y muy vivido…

Las cortinas nuevas
me dieron la oportunidad de mover un par de cosas de lugar
y de reencontrarme con otras.
Ahora puedo colgar un cuadro que hace mucho tenía guardado
por que tenía miedo que se arruinara con el sol.
Por qué no lo puse en otro lado de la casa?
porque creo que las cosas 
(igual que las personas)
tienen un lugar destinado en el mundo,
solo hay que darles tiempo para que lleguen allí…

En cierta forma adhiero a la teoría de Mamá
acerca de las cortinas,
aunque para mí. un ambiente no está nunca terminado…