Pa’ lo que va a durar…

Tenía nueces, manzanas pero no agujero.
La rosca que nunca llegó a ser rosca,
se quedó en torta…sin agujero en el medio.

pero quién quiere un agujero lleno de nada
cuando se puede tener una torta llena de todo?
Salió riquísima y duró poco.
Halagos muchos.
Cami se pasó!!!

Si chicas, mi aporte a la torta fué fundamental: 
corté las manzanas y las nueces,
pero el resto lo hizo Cami ante mi mirada de admiración total!
(el saber delegar y el buscar la persona indicada
para cada tarea es un talento que no todos poseen!)

Cómo que si éso solo hice!!!???
NO! también saqué las fotos…

Y preparé el café y el té…mate no sé hacer.

Y como íbamos a desayunar en la cocina,
a la mesita auxiliar que tengo allí
le hice un pequeño mantelito hecho con hojas de partituras.

 Un poquito de arte efímero para una mañana diferente.
Al igual que la torta, 
no está hecho para durar mucho
pero quedó lindo, diferente y no hay que lavarlo!

Cuando de la torta solo quedaban los recuerdos,
al mantelito lo mudé a otro rincón de la casa
desde donde me recuerda

 que hay que disfrutar todo,
por más efímero que parezca!