Enlozados

Las florcitas en el centro
lo ayudaron a camuflarse…

Los tonos rosas combinaron perfectamente
con los de la vajilla inglesa antigua
con la que por lo general no convive…

Los desgastes, la edad y hasta las abolladuras
pasaron a segundo plano
gracias a un poco de pintura acrílica…
y fue así que el plato enlozado viejito
que por lo general vive en la cocina
y que no todo el mundo aprecia,
salió al comedor y se mezcló con la loza…

Si no te animás a pintar,
decoupage es también una buena opción .
Un ganchito de atrás pegado con Poxipol
hasta te permite colgarlo.
Platos enlozados también se consiguen a buenos precios
en los mercados de pulgas, 
no los dejes pasar!