Y entonces hubo luz…

Yo se que la entrada de hoy tendría que ser,
probablemente,
sobre arbolitos de Navidad:
.10 tips para armar tu árbol de Navidad y no morir  en el intento.
.10 tips para pretender que tenes un árbol de navidad sin realmente tenerlo
.10 tips para decirle a tu familia que no queres armar árbol de navidad
y no sentirte culpable.
.10 tips para no matar a tu familia por que no te ayudan con el árbol de navidad,
una vez que sucumbiste a sus pedidos de armar uno….
Estos podrían ser algunos de los títulos,
 pero no…
hoy no hablo de árboles.
Hoy hablo de algo que nunca supe amaba tanto
hasta que me faltó por 36 horas: 
la electricidad.
la luz.
Ese tan preciado tesoro que nos facilita la vida
o mejor dicho, que nos hace posible la vida
y a la que (ahora entiendo por que)
le dedicamos tanto esmero a la hora de decorar!
Pantalla con blondas antiguas y crochet…

Base hecha con teteras, platos y bowl…
Lámparas colgantes usando bowls antiguos…

Para las que se dan maña con las agujas de tejer
o se animan a reciclar un sweater… 

Para las fanáticas del decoupage… fácil!!!

Para reciclar los cubiertos…
y para tener presente las vacaciones disfrutadas…

Volvió la luz…
(y más tarde el agua!
y yo me pase el finde tratando de ponerme al día.
Ahora que está toda la ropa lavada,
la carne que se descongeló toda cocinada
y puesta en el freezer de nuevo.
Ahora que ya vaciamos la heladera de todo lo que se puso feo,
la limpiamos
y la llenamos de nuevo,
se me terminaron las excusas!
Ahora solo me falta juntar fuerzas 
para decorar el arbolito…
Gracias a Country Living por todas las fotos.