Que llueva, que llueva…♫♪♫

El sábado a la mañana amaneció lloviendo…
No una de ésas lloviznitas que me hacen dudar
-salgo o no salgo?.
No, una de ésas lluvias que me hacen decir
-ni loca me sacan de acá!
Allá se fueron mis ganas de ir a
buscar la mercadería que compré para la tienda,
acá se quedan 2 tareas que vengo tratando de eludir
desde que llegué de vacaciones:
1- Guardar las decoraciones de Navidad
2- Terminar de lavar la ropa sucia
que trajimos de las vacaciones.

A éso se redujo mi sábado a la mañana…
a éso y a
unos retacitos de tela,
un poco de puntilla antigua,
un bastidor para bordar,
y sellos
(por que bordar lleva tiempo
y yo tengo obligaciones que cumplir!…)

Una carga en el lavarropas,
un Papá Noel en la caja,
un par de puntaditas aquí y allá…

Una pila de ropa limpia y doblada,
una caja de adornos y luces preparada para el año que viene,
un poco de cinta de terciopelo para colgar…

No fué tan terrible como me lo imaginé!
Cuando la última guirnalda estuvo guardada
y la casa libre de brillitos navideños
yo tenía algo para iluminarme el día…

…a pesar de la lluvia
que seguía cayendo sobre Buenos Aires…

También tenía un canasto de ropa sucia
que se volvía, lentamente, a llenar
Soy solo yo,
o no se termina nunca la pila de ropa para lavar???