40-LOVE

La Copa Davis invadió Buenos Aires
y los adictos al tennis entre ellos mi marido, están felices!
Pegado a le televisión y emitiendo sonidos
un poco más discretos que los que emite
cuando mira fútbol trata de hacerme interesar en el tema
pero lo mío va por otro lado..
-Edu, me das una pelota de tennis?
-No.
-Dale!
dame una vieja,
una que ya no pique…
-Para qué la querés???
De verdad le tengo que explicar
que la voy a reciclar?
que voy a hacer algo lindo?
que la pelota de tennis de la que yo hablo está hecha…
pelota????
15 minutos más tarde,
después de unos gritos,
conseguí la famosa pelota.
15-0 Marcela

Por supuesto no le dije
que necesitaba acuchillarla para hacerle un orificio…
el pobre hombre ya había sufrido suficiente!

Como sé que va a ser imposible sacarle otra,
a ésta no le voy a pegar el moss alrededor,
solo lo voy a apoyar sobre la pelota
y sostenerlo en su lugar con vueltas de raffia…
no vaya a ser cosa que necesite otra pelota más adelante!!

…además la raffia le da un toque natural
que me gusta mucho…

Ahora tengo que pensar donde poner la tan preciada pelota…
taza antigua cachadita sin plato,
sin compañeras,
pero lo suficientemente linda como para comprar
 en el mercado de pulgas…
El “oasis”, ése “ladrillo” verde que se ve a la izquierda,
se consigue en los viveros 
y es muy fácil de usar.

Yo necesito llenar la taza con él.
Para eso apoyo la taza boca abajo
y presiono.
Es todo lo que se necesita,
el oasis se corta muy fácilmente, casi como manteca…

Ven?
Taza llena de oasis….

Por supuesto no pude con mi genio
y tuve que interrupirle el partido 
que estaba mirando
para demostrarle que los palitos que recojí ésa mañana
en los bosques de Palermo
si servían para algo!
30-0 Marcela


Después de agregarle un poco de papel
en la base del “arbolito” y
una tag
con total alegoría a mi misma…

me dediqué a admirar el proyecto terminado…

40-LOVE
Gané!!
Edu será muy bueno con el tennis,
pero en el Torneo del Reciclaje,
la copa me la llevo yo!!