Duele…

De chica tenía problemas con mis amígdalas.

-Muy grandes. 
Dijo el Dr. 
-Hay que operar.
-No hace falta operar,
cuando crezca no va a sufrir tanto.
Dijo el otro.
Mis padres le hicieron caso a “la segunda opinión”,
le pusieron todas las fichas a la segunda docena…
y perdieron.
Bue, perdí yo.
Crecí y tengo problemas de amígdalas.
Son grandes. 
Muy grandes.
Categoría albóndigas.

Y me duelen.
Y mucho.

Qué tienen que ver mis amígdalas con éstas fotos?
Nada.
Absolutamente nada.

Pero éste es un blog de cosas lindas y
si Ustedes quisieran leer sobre amígdalas y dolores
leerían una enciclopedia médica.
Googleen Imágenes de Agmígdalas 
y verán que las fotos de mi entrada de hoy
son muchas más lindas…
La imagen que encontré me pareció soñada.
A ella se la ve tan serena,
tan femenina.
Una dama con amígdalas chiquitas que no duelen…
( o se las habrá operado????)
perfecta para decorar un libro sin tapa…
y agregarle un toque romántico a mi reporte médico de hoy.