El placer de lo vintage

Mucha gente piensa que el vivir con antigüedades
implica vivir en un museo
o hacer que nuestra casa se parezca
 a la de la Tía Solterona o a la de la Abuela…
Pero las cosas de otros tiempos,
están tan agradecidas de que las rescatemos,
de que les demos otra oportunidad,
que se dejan hacer de todo!
Los muebles se dejan pintar,
despintar,
pintar de nuevo y lijar cuantas veces sea necesario
hasta que quedan gastados a la perfección.
La blanquería antigua:
carpetitas, 
manteles 
o toallas de mano
también se aguantan el abuso…

y se dejan agregar telas nuevas de colores 
y estilos divertidos…

y galoncitos petiteros…
con tal de que las colguemos en la cocina
y las adoremos por muchos años más…

Y la vajilla???
ah la vajilla antigua!
Se la ve muy seria y elegante
pero se mezcla no solo con los de “su clase”
si no que se lleva divino con la vajilla nueva….

 aunque sea blanca y muy económica…
nada elitista la vajilla vieja!!
Será por éso que me gusta tanto?

Si todavía no te animaste a incorporar cosas usadas,
vintage o antiguas a la deco de tu hogar,
animate!
Incorporá pequeños objetos,
mezclalos con la cosas que ya tenés,
dejate sorprender y disfrutá de la calidad con la que fueron hechos.
Te prometo que no te vas a arrepentir!