Mezclados si, horribles no!

Cuando Rachel Ashwell, en su libro Shabby Chic,
 abrió hace años atrás
la puerta de su lavaplatos para que 
pudiéramos deleitarnos con su vajilla,
más de una desmayamos de amor!
Como ven,
no era para menos….
Fuente: RAchel Ashwell, Shabby Chic
La foto venía acompañada de una frase también genial:
“Mezclados si, horribles no”
Una frase que nos lanzó a la calle a rescatar
cuanta tacita,
plato,
platito
o
bowl
que se nos cruzara en el camino….
Revisamos el vajillero de la abuela,
la cocina de la tía
y hasta visitamos a la suegra
en el afán de hacernos de algunas piezas…

No hubo mercado de pulga,
tienda de antigüedades,
compra y venta barrial,
garage sale
volquete
que quedara sin revisar…

Y así fué que muchas terminamos
con una colección que continúa creciendo…

Hoy en día es difícil, y costoso, encontrar
todo un juego de vajilla completo
por eso la idea de mezclar y combinar diseños,
colores y marcas
es una gran posibilidad…

…y el resultado alegre,
joven,
femenino
y actual.
Ya empezaste a mezclar tu vajilla?
Acordate lo que dijo Rachel…
…y ella si sabe!