2 años…

…desde que volví a Argentina
y éstas son algunas de las cosas que me mantienen acá:
La energía de la ciudad.
El poder caminar a todos lados.
Los kioskos que plagan mis caminatas.
Los Cabsha y los alfajores Milka Mousse que plagan los kioskos.

La arquitectura de Buenos Aires.
Los museos.
Las plazas llenas de gente.
Los atardeceres desde mi balcón.

La hora del té…o del café…o del mate.
El sol del invierno.
Los puestos de flores llenos de jazmines.
Los piropos de los hombres en la calle
y las sobremesas interminables.

El café de un bar,
chiquito y en pocillo.
La gente.
El chico del Octavo que no nos conoce mucho
y sin embargo nos regala salamines caseros traídos de Pehuajó.
El gordo de la fiambrería que nos da de probar
el queso de campo antes que le pidamos.
El talento joven que desborda en cada barrio.
El taxista que saca la foto de sus hijas
y me cuenta de sus 30 años de matrimonio
y los chicos de la gráfica
que me preguntan
 -Cómo anduvo la clase ayer?
El haber tenido que achicar todos mis pantalones
a pesar de los Kioskos, los Cabsha, los Milka,
la hora del té,
las facturas,
los salamines
y el queso de campo.
Mi trabajo.
La gente que conocí por mi trabajo.
El vivir con menos.
El disfrutar más.
2 años en Argentina.
2 años llenos de sorpresas,
de aprendizajes,
de mucho descubierto
y mucho más por descubrir.
2 años que me permitieron
tomarme el tiempo para crear algo lindo…
no voy a parar ahora, no?
Nos leemos el Lunes!
“El viaje más importante que hacemos en la vida
es el que nos permite encontrarnos con la gente
en la mitad del camino”
~Henry Boye~