Organizando los washi…

Me regalé una cajita de washi tapes…

No me pude resistir…
vi el nombre de “ella”
y sucumbí!….

Ya sabemos,
por que lo expliqué en otra entrada,
que no me gusta gastarlos 
por que me da pena,
así que pensé que sería una buena idea
ponerlos a la vista y disfrutarlos
por lo menos,
de ésa manera.
La caja de deshechos de la maderera
siempre me tiene reservada alguna sorpresita,
ésta vez fué en forma de cubo…

…al que los muchachos del corralón del barrio
le hicieron una perforación del tamaño de 
la varilla de madera que ya tenía…

Perfect!

Pintura rosa,
(creo que es el color favorito de Martha….)

Un poquitiiiiiitiiiiiito de washi alrededor….

 y ahora puedo obsesionar tranquila:
los puedo mirar,
contar,
disfrutar…
y a lo mejor,
algún día,
tal vez,
quizás…
maybe…
usarlos.

 …pero éso no lo prometo!
Mientras tanto están en orden,
y se ven tan lindos acompañando el de abajo,
el que me regaló Anabella!

“Cuidado con los pequeños gastos,
un pequeño agujerito
puede hundir un gran barco”

Benjamín Franklin