Muebles: antes y después…

Hay muebles que piden a gritos un cambio de look…
y por que no son de muy buena calidad
o salieron de la compra-venta del barrio
nos animamos a darles una lavada de cara
y vida nueva sin pensarlo 2 veces.
Esta biblioteca enchapada es un buen ejemplo…

Antes
Después
Pero hay otros, 
aquellos que heredamos de la abuela,
la mesa de trabajo del abuelo,
el  secretaire que mamá tenía desde que se casó,
el ropero que la tía compró con el primer
sueldo de maestra…
(con más de 20 años en ésto,
créanme que escuché todas las historias….)
que nos da “cosa” pintar o modificar.
Y yo lo entiendo,
de verdad…
hermosa madera…
ya no se hacen más como antes…
es una picardía…
pierde valor…
etc
etc
etc.
Pero también entiendo y comparto 
la idea de correr a buscar pintura
y transformarlo a nuestro gusto y piaccere …
Antes
Después
por que si logramos enamorarnos nuevamente
de ésa pieza familiar a la que nos atan tantos recuerdos,
tendremos muchos más motivos para cuidarla,
usarla
y sobre todo disfrutarla
y mantenerla en la familia!
Antes
Después
Y nada,
nada,
nada,
haría a la abuela más feliz
que ver la antigua  mesa,
la cómoda
o la mecedora
en nuestras casas,
aunque ahora sea roja o violeta a rayas,
y a nosotras sonriéndole cada vez que le pasamos al lado…
Antes
Después
Antes de salir a comprar un mueble nuevo
pensá si hay algo antiguo o vintage,
de tu familia o de otra,
que está esperando que le des una oportunidad!
Todos estos makeovers de hoy
fueron tomados de la Revista Country Living.
No son genialmente inspiradores?