Problema #3: Las alacenas de abajo

La lluvia del lunes me mantuvo en casa
y fué el día perfecto para por fin atacar los muebles de la mesada…

De fórmica blanca,
con unos tiradores no muy atractivos,
mi primer impulso cuando alquilé el departamento fué pintarlos.
Con el correr de los días,
y cuando uno le empieza a prestar realmente atención a los detalles,
me dí cuenta que la fórmica estaba levantada y rota en varios lugares
por lo que tuve que recurrir al Plan B:
Cambiar la cara de los cajones.

El procedimiento fué extremadamente fácil y económico:
Mandé a cortar 4 piezas del mismo tamaño de las tapas que saqué,

las pinté con esmalte blanco,

 las lijé un poco para que tuvieran un mejor acabado
y desgasté las esquinas para que no quedaran tan “nuevas”
Con cola de carpintero y los mismos tornillos que tenían
las coloqué en su lugar…

y después de mucho buscar encontré los tiradores que quería!
Gracias Graciela!!

La segunda parte del Plan B incluía reemplazar las puertas,
para ello, recurrí a la tela y a la máquina de coser.
Ah! 
y a la lluvia del martes que también me mantuvo en casa.
Si, mi fin de semana fue X Large.

Elegí un algodón a rayas color frambuesa:
ni rojo, ni rosa
que después de unos cuantos pliegues,

se convirtieron en la cortina perfecta…

Para colocar las cortinas,
usé Velcro:
un lado cosido al algodón,
el otro sujeto al mueble con cemento de contacto + grampas

Me encanta como combina con el color de la alacena de arriba…

y con los cajones nuevos!

El algodón y la pintura blanca de los cajones 
son muy resistentes y fáciles de limpiar
tanto como la pared plateada que resultó ser la solución perfecta 
para una pared que sufre tanto abuso…

Este proyecto podría ser parte de uno de mis Findes Frugales:
1 metro de algodón doble ancho: $35
4 cortes de madera: $40
4 tiradores: trueque 

Y como si fuera poco,
 me quedó un pedazo de tela que usé en el
mini comedor diario, 
pero me quedé sin luz y no pude fotografiarlo.
Quedará para otro día por que..
….a pesar de la lluvia de hoy miércoles,
 tengo que volver a trabajar.
No va a ser fácil salir pero no me queda otra.
Eso sí, vuelvo temprano por que quiero disfrutar de
la nueva cocina y el comedorcito!