Entre antes y después…

Esta semana me sorprendió asi
entre los “Antes y los Después”…
Estoy  entre el Antes y el Después de una silla,
entre el Antes y el después de cajones siendo reciclados
entre el Antes y el Después de mesas recibiendo una nueva vida
y entre el Antes y el Después de unos cambios en casa…
o sea no tengo nada listo y terminado como para mostrar.
Y mientras termino algo que sea digno de ser blogueado
les muestro un Antes y un Después que publicó
la revista Country Living.
Una renovación que demuestra que cada patito feo
puede llegar a ser un cisne…
Situada en un terreno de dos acres en Pennsylvania,
ésta casa, que fuera una escuela rural a principios del 1900,
esperaba pacientemente que  “alguien”  pudiera ver las posibilidades detrás 
de los arreglos que se le habían efectuado en los sesenta.
Ese “alguien” fué en realidad un matrimonio, los Shaffer,
quienes no se intimidaron ante la pared de ladrillos falsos de la cocina,
o de las alacenas de madera pasadas de moda,
o los artefactos que pedían a gritos ser cambiados:

Los Shaffer comenzaron por lo más importante al momento de renovar
una casa tan antigua: sacar lo existente para ver que hay detrás.
Removieron los techos y removieron los revestimientos
y como en la mayoría de los casos,
la casa, agradecida, les regaló a cambio
hermosos pisos de madera y techos altísimos de vigas,
todos elementos dignos de ser expuestos y celebrados…

Los pisos originales de pino,
una banqueta rescatada de la basura de un vecino,
una mesa de panadería comprada en una subasta,
las cañerías expuestas que le dan un toque industrial
y alacenas y gabinetes de Ikea permitieron que el arreglo
de la cocina, siempre el más caro a la hora de reciclar una casa,
fuera sustancialmente más económico de lo que uno pudiera pensar.
Los Shaffer tenían muy claro que éste no era el estilo que buscaban…

..pero también sabían que si las vigas de los techos recibían
 litros de pintura blanca,
el lugar se vería muy distinto.
Un amigo fabricó la mesa con madera usada
y la luz artificial la brindó una lámpara que colgaba antes en una fábrica…
Muebles antiguos,
muebles modernos,
muebles en madera natural,
muebles pintados…
Cuero,
metal,
madera,
todo aporta textura,
el secreto está en la mezcla!
Hasta las paredes de madera son las originales…
otra vez la pintura blanca al rescate!
…incluso en el dormitorio,
donde el trabajo fué más sencillo de lo que imaginaban:

…fuera con el empapelado,
fuera con el cielo raso…
Los Shaffer optaron por cubrir toda la parte inferior de la pared
en vez de tener un cabezal de cama.
El material elegido: madera reciclada

La viga horizontal en una de las paredes fué dejada al natural,
ésto hace que se diferencie del resto
y se convierta en el estante perfecto para las botellas antiguas
que se encontraron en la propiedad…

Los baños siempre representan un desafío,
cómo lo solucionaron ellos?

Azulejos “Estilo Subte”,
una bañera imitación antigua
y una nueva ventana bastante más grande que la anterior,
todo en blanco impecable: pura luz!
Más madera reciclada, ésta vez sujeta por ménsulas de hierro negro…
Y por último,
el cuarto donde nos podríamos quedar si visitáramos a los Shaffer:
…y donde ella trabaja cuando no tiene visitas:
Un barral y una cortina de Ikea separan visualmente las 2 áreas
y pintura de pizarrón en las paredes.
No es para escribir, la usaron simplemente por que tiene el color
y el brillo justo que ellos buscaban.
La casa de los Shaffer tuvo suerte.
Cayó en las mejores manos y yo me alegro tanto!
Un trabajo apasionante de reciclaje
y de respeto por el pasado
que envuelve mucho amor y mucha paciencia:
3 años demoraron en transformarla
y según sus dueños,
todavía no está terminada!
Las casas…lo están alguna vez?
Todas las fotos de hoy cortesía de Country Living Magazine