Si no tratás…

Una nueva receta,
un nuevo color de pelo….
una caminata en vez del colectivo?
Un cambio de muebles en casa,
o un nuevo color en la pared del living.
La posibilidad de un cambio de trabajo?
Un llamado o un mail para ofrecer tus servicios
por que sabés que lo sabés hacer bien
y por que a lo mejor del otro lado te necesitan…

Unas horas de voluntariado en la escuela de los chicos?
Una clase de arte, tal vez?
…o la blusa estampada en vez de la negra de siempre?
Un ramito de flores,
un chocolate rico,
un inesperado café con tu marido a la salida de la oficina.

Una miradita en el volquete de la esquina…
dale,
los vecinos no están mirando!
Más que un Hola! en el viaje de ascensor,
una entrada nueva en el blog que tenés abandonado,
o el celular apagado durante la cena.
Una nueva actitud.
Nunca se sabe adonde te puede llevar un pequeño cambio,
un pequeño intento.

“si nunca tratás, nunca lo sabrás”,
ese es nuestro lema ésta semana…
Vos por dónde empezarías?