Hoy compartimos una taza de Té

Aún las devotas cafeteras como yo debemos admitir
que todo lo relacionado con el té envuelve una buena dosis de
feminismo,, romanticismo y por que no, buen gusto!

Yo admito también que amo ir a las casas de tés a charlar con alguna amiga
aún cuando al momento de ordenar termino siempre pidiendo
un cortado o una Coca Light.

Hasta disfruté una Ceremonia de Té en Shanghai, China.
Una tradición milenaria,
en un lugar mágico,
ofrecida por una Chinita hermosa a la que por supuesto no le entendíamos nada…
cómo resistirme a una taza bajo esas condiciones.
Si, gracias.

Será por todas ésas razones que tampoco me resisto 
a piezas de té solitarias, cahaditas, buscando un nuevo hogar….
lecheritas,
tacitas,
platitos,
todos vienen bien a la hora de apilar,
pegar con cemento transparente
 y formar un hermoso portavelas…

Perfecto para acompañar una lámina antigua que me regaló una alumna:
una hermosa escena francesa 
con damas y caballeros vestidos para la ocasión…

Y así, cuando ya el solcito se despedía,
me preparé una mesa linda…

…prendí la vela…
me tomé cinco minutos….
y me tomé un té pensando en todas mis compañeras blogueras
que se unen hoy a compartir un té!

“No hay problema lo suficientemente grande o importante
que no puede ser minimizado con una rica taza de té”
~Bernard-Paul Heroux~