Hoy: limpieza!

Día de limpieza en el taller.
Llego toda enchufada lista para ordenar,
limpiar
y hacer lugar para  todas las cosas que están llegando.
Empiezo por las maderas…
y para ser franca,
termino en las maderas…

Las corto…
lo que implica más aserrín en el piso….

Y las pinto,
para lo cual ensucio una pila de pinceles…

Obvio que las lijo…
total! un poco más de aserrín no hace mucha diferencia

Y saco los sellitos chiquitos,
esos que hay que desparramar en la mesa
hasta encontrar la letra adecuada…
una mesa que ya tiene una taza de café,
azúcar,
cucharita sucia…

… aserrín,
agujereadora….
…restos de cordón….
…y una bolsa de los clips que en éste momento
me vienen tan bien…

…y cuando me doy cuenta,
no limpié nada y
ya es hora de irme a casa:
tengo hambre y no pienso salir a buscar comida
(eso implicaría más cosas para limpiar…)

Y por hoy,
ya ‘limpié” demasiado!

Ojalá en casa fuera lo mismo.
Ojalá pudiera evitar de vez en cuando hacer las tareas de la casa
y a cambio,
hacer un poquito más de mugre pero terminar con un
puñadito de cosas lindas a las que sacarle fotos…
Lo entendería mi familia?
-Qué hay para comer, mami?
-Nada! pero mirá qué lindas las maderitas pintadas
convertidas en portafotos que hice hoy….

-Qué lindas, mami!!!, Te divertiste haciéndolas?,
no te preocupes por nosotros, vos descansá que nosotros 
nos arreglamos con un café con leche….
-La verdad es que te merecés unas vacaciones, mami!….
Como siempre, me deliré!
Vuelvo a la realidad y prometo,
si. 
les prometo
que mañana ordeno todo el lío que hice hoy
en el taller..
lo que pasa es que
no me digan que jugar con maderitas no es mucho más lindo
que limpiar!