Con todas las letras…

Me encantaría poder decir que todo éstos días de ausencia
fueron de inspiración total,
de ideas nuevas y renovadoras
y de sueños a concretar…
Pero no,
nada más lejos de la realidad.

Fueron en realidad de algo que no mostraría ni loca en mi blog:
pelos parados,
ojeras infinitas,
medias de lana y pantuflas a pesar del calor,
horas de aburrimiento en el sillón
y casa patas pa’rriba…

…de crear ni hablar!

Ojalá hubiera tenido uno de éstos para apuntar
frente al tan temido:
-Qué vamos a comer????

Y si bien la vuelta al trabajo ayer fué esperada y reconfortante,
empecé por lo fácil:
cartelitos.

Simples,
fáciles de hacer,
de venta rápida
y resultados instantáneos.

Carteles…simples carteles
que a veces, sin quererlo
dicen exactamente aquello que pensamos
o anhelamos…

Será por éso que los amamos tanto?

Miles de gracias por todos los mensajitos de ayer!
No saben cuánto las extrañé!!
♥♥♥