Antes y Después de una mesita

Ustedes bien saben que me gusta trabajar con objetos 
con cierta historia y de cierta edad
(será que me siento identificada y más acompañada???,
no hace falta que respondan, digamos que es una pregunta retórica)
Pero de vez en cuando se me cruzan también de las otras,
las nuevitas,
las indecentemente jóvenes
y ése es el caso del Antes y el Después de hoy.
Una mesa nueva, 
de madera totalmente virgen
que según mi opinión carece de  atractivo…

Digamos que tiene potencial,
pero que como cada criatura joven necesita un poquito de ayuda
para llevarlo a cabo…
No estoy segura de qué tipo de madera es
pero ésta es una buena oportunidad para un truquito muy útil
en caso que el mueble virgen que quieras pintar sea de pino:
Seguramente notaste esos “ojos” o “nudos” oscuros
en la veta del pino, 
eso es la resina de la madera
y tiene como mala costumbre manchar la pintura con el tiempo.
Para prevenirlo es necesario tapar cada uno de ésos nudos
con un poco de Fondo Blanco para madera o con un poco de pintura en aerosol,
Cualquiera de los 2 productos van a evitar que el aceite de la madera
traspase la pintura y arruine tu trabajo.
Volviendo a mi mesita…
Como sus líneas son bien rectas y modernosas,
me decidí por un diseño geométrico muy actual  en el cajón…

el color elegido?
Gris.

Y para complementar,
un tirador de cerámica amarillo…
El mismo gris lo usé para la parte interior…

Dos manos de Esmalte Satinado Blanco al resto 
y está lista para su debut en sociedad…

El ventilador es un tesorito vintage
al que no me pude resistir pintar también de amarillo…

Marilyn , una vieja amiga de la casa,
fué uno de los primeros cuadros que hizo mi hijo…
Una mezcla  perfecta de nuevo y vintage
que se potencia gracias a la magia de la pintura!
Gracias a los amigos de Rex que le ponen color a mis proyectos!