Onda verde

Ya todos sabemos que soy una jardinera frustrada.
Amo las plantas.
Amo las flores.
Amo las macetas.
Amo los jardines y las huertas.
El problema es que no tengo 
ni un poquitiiiiiito de green thumb (dedo verde).
O riego mucho.
O riego poco.
O es la sombra.
O es el sol.
O no es ni uno ni el otro.
pero yo le pongo onda igual y en los últimos tiempos
mejoré bastante:
hay un cactus que creció,
los malvones no murieron
y una suculenta hasta se ve feliz en mi casa.
Si ya sé que no es gran cosa
pero para mí es todo un logro
asi que tomo coraje y me lanzo a algo más grande…
…pero primero empecemos preparando el contenedor
que seguro que ésta parte me sale linda!

Después de pasar dos inviernos afuera,
el gran canasto en el balcón había perdido todo su color
y estaba bastante reseco.
Para devolverlo un poco a la vida,
lo pinté con Cetol (protector de maderas para exteriores) color Nogal…

Y como me encanta el look “miti y miti”
le pinté de amarillo fuerte la parte de abajo…

Hello canasto “nuevo”!
Amé el cambio!

Ahora viene lo complicado.
Me concentro.
Me conecto con mi verde interior,
lo planto.
lo riego
y le pido encarecidamente que crezca…

Algunos brotes tiene
y algunas hojas sobrevivieron de la última tormenta…

El ficus vive desde ayer en el living,
al lado de la ventana.
Luz tiene,
amor para darle me sobra…

…ya empecé con la maceta…

Si yo fuera ficus,
me gustaría crecer ahí…
espero que él piense igual.