El taller…

El otro día mencioné que había mudado el taller
pero no aclaré que no de domicilio,
solo lo mudé de la cocina donde funcionó por dos años
a una de las habitaciones de adelante,
más cómoda
y más grande…
…quieren que les muestre?

…pasen,
aprovechen hoy que estoy sola,
y está arreglado!
Muchas cosas las he ido mostrando a medida que las iba haciendo,
como por ejemplo los platos que me regalaron
en la feria y a los que les hice un decoupage de rosas…
…la lámpara hecha de postes salvados de la basura
y la pantalla hecha con alambre de gallinero
que ahora descansa sobre un carretel de cable
también reciclado
y que sirve como mesita para el café
y el budincito de banana
(solo en días de clases, sorry hoy no hay!)

Al lado de la “coffee station”
descansa el mueble metálico que me regaló mi alumna Karina
(descansa y descansará hasta el día que me mude de verdad
por que se necesitan 4 hombres para moverlo!)
Es muy vintage,
muy pesado,
y tiene mucho,
 muchísimo lugar para guardar todo lo que se me ocurra…
Pinturas,
pegamentos,
papeles,
libros antiguos para decoupage…
Este cuarto, en el que instalé el taller ahora,
tiene puertas dobles que dan al patio interno…
(de eso no tengo fotos presentables todavía)
y entrando por ésas puertas,
hacia la derecha,
armé un rincón con las cosas que necesito durante cada clase:
lápices,
tijeras,
cutters,
hilo,
molduras…

…cuentas,
cristales,
etc
El surtido varía dependiendo el día y el tema de la clase…
..la que no cambia ni se mueve nunca es Clementina.
Con ella comparto mis cafés,
mis ideas nuevas,
y mis proyectos secretos…
Si Clementina hablara!
Así se ve el salón de clases desde el patio….
Y como el proceso de enseñar e inspirar a alguien a crear,
es mágico,
no me puede faltar una varita mágica.
regalo de una colega bloguera de  hace muchos años…

y frases y palabras,
todas sabemos que ésas me encantan!…

Pero hasta los días como hoy,
 en que estoy sola en mi taller,
me siento  en buena compañía:
Mi colega y amiga de Bahia Blanca,
Graciela Pietracatella,
me canta desde su CD 
“Hecho a Medida”
recientemente lanzado al mercado
y el que disfruto diariamente…
La divina de Maru también es presencia constante:
el taller huele divino gracias a sus difusores de ambientes!
…y hasta las lectoras están conmigo,
todas representadas en el primer mail que recibí
allá por el 2011
cuando empecé a escribir Colorín Colorado…

Este es mi taller.
Acá trabajo.
Acá trato de inspirar
y es acá donde,
siempre siempre siempre
mis alumnas me inspiran a seguir creando!

“Nada es realmente un trabajo,
al menos que prefieras estar haciendo algo diferente”
~Matthew Barrie~