Los colores de mis días

Mi Domingo estuvo teñido
con el color de la languidez
 que solo un almuerzo muy tardío puede dar…

…el color de cierta expectativa y decepción 
por una lluvia refrescante
que se negó a alcanzarnos en nuestra larga caminata  a casa…
(Aún sigo teniendo esperanzas que llegue
mientras  miro por la ventana 
y escribo éste post)
El color de las risas de mis hijos…
… el de la compañía siempre presente de mi esposo…
Y el  color de lo vintage e inesperado
aportado por dos piezas
que después de muchos años de vida,
encontraron el camino que los llevó directo a mi.

Esos fueron los colores de mi Domingo,
Y la semana, de qué color será?