Una cuestión de fé

No fué solamente el tamaño “de bolsillo” lo que me gustó.

Ni el hecho que fueran viejitos
y esmaltados.
Ni que estuvieran perfectamente cachaditos.
El hecho que fueran suculentas definitivamente ayudó.
Pero lo que me mató de amor
y me hizo pensar que estaban destinados a ser míos
fueron los diseños náuticos
y las frases que cada una de las banderas representa:

Aquí la primera, algo así como
“Estás en peligro”
Y si mi querida suculenta,
estás en peligro en mis manos,
qué le vas a hacer!
De todas las casas en las que podrías haber caído,
a vos te tocó venir a la mía.
Si, estás en peligro,
pero teneme fé!
Y aquí la segunda:
“Necesito ayuda”

Esta ya llegó pidiendo auxilio.

“Necesito ayuda”
Y quién no mi pequeña suculenta??
No te me achiques ahora.
Cruzá los dedos y encomendate al cielo
que por ahí la pego con la luz,
el agua
y todas las variables jardineras
y sobrevivís!

Mis nuevas víctimas vinieron de Microscopio Verde.
Podés encontrar muchas más acá:

Te prometo que le pongo onda.
Vamos que se puede!



“Cada mañana tiene dos manijas:
Nos podemos aferrar a la manija de la ansiedad
o a la manija de la fé”
~Autor Anónimo~