Esta no se vende!

Mi idea, cuando la compré,
fué venderla.
Pero resulta que entró en el container de la mudanza
asi que se vino a Buenos Aires con nosotros
y cuando llegamos a nuestro primer departamento
ocupó su lugar en el living,
un ambiente de la casa que la recibió con los brazos abiertos.
Cuando nos mudamos a nuestro segundo departamento,
el que ocupamos ahora,
sabía que no iba a entrar en el living,
asi que pensé nuevamente en venderla…
pero resulta que es perfecta para el pequeño rincón
 entre mi lado de la cama y la salida al balcón.
La pobre nunca se quejó.
Se corrió,
se mudó,
se acomodó a cada lugar donde fué necesaria
sin nunca exigirme nada,
pero yo sabía que le debía una pintada
y por fin llegó el día!

El color elegido fué
“Enaltecer” de Alba…
un amarillo medio cremoso con un fondo dorado
al que no me pude resistir!
Una buena limpieza,
3 manos de “Enaltecer”
y la mesita ya empezaba a sonreir…
yo también por que a ésta no la vendo!
Una lijada muy liviana,
solo para acentuar sus curvas y detalles…
y se convirtió en la mesa perfecta para acompañar
los detalles dorados que ya había en el cuarto…

Yo, feliz el domingo a la mañana con mi mesita
estrenando pintura nueva!

-Te lo dejo a buen precio, me dijo Lucho
el domingo a la tarde cuando apenas me acerqué…
Vintage,
imperfecto,
dorado,
rosas pintadas por un amateur…

Hace falta contar el resto de la historia?

La mesita que había esperado tan pacientemente su turno,
se lo merece…
y yo también!!
Por supuesto,
y como pasa casi siempre,
el makeover de la mesita fué el puntapié inicial
 para los cambios en el resto de la habitación,
pero ésos todavía no están listos.
Mientras los termino,
contame que te inspira:
enlazate a éste post y ayudanos a todas
a inspirarnos aún más!

Gracias a Pinturerías Rex
por las pinturas usadas en éste blog!