Reflexiones después de la lluvia

A no todo el mundo le disgusta la lluvia como a mi.
Las plantas acuáticas que me regaló Maru, parecen amarla..
Sus verdes renacen con fuerza después de cada chaparrón
y los gajos se multiplican con fuerza
dando a entender que necesitan más lugar donde desplegarse…
Por eso a uno de ellos lo cambié a un frasco de aceitunas regalo
del fiambrero del barrio
como base, 
una rejilla vieja y oxidada.
Simple,
tan simple,
pero tan lindo que se merecía fotos…

…hasta aquí llegaban mis planes para éste post:
un frasco de vidrio grande como escenario para admirar
 el verde después de la lluvia…

Pero mi plantita tenía otros planes.
Durante la noche se preparó para salir aún más linda en las fotos
y a la mañana siguiente me esperó con su mejor atuendo…

…como tratando de recordarme
que a veces uno tiene planes,
y que la vida también a veces,
 se encarga de cambiarlos un poco…
pero a no desesperar…
por que según dicen por ahí:
“lo mejor está por venir”