Ah! las posibilidades….

Una vez que uno aprendió que el abrir una lata de pintura
es abrir una lata de posibilidades,
no hay cosa que se te resista…
…por muy arruinada o rústica que parezca…
Por que una vez que te animaste a la pintura sabés
que para casi todo hay una solución,
hasta para las manos después de la lija!!
Si la pintura se está descascarando, 
lijá muy bien y asegurate que si quedan restos de pintura vieja
éstos están bien adheridos.

Con el esmalte al agua
no hace falta lijar tooooda la pintura vieja,
solo es necesario lijar hasta que cueste mucho seguir lijando…
si te cuesta tanto sacar la pintura vieja con papel de lija,
quedate tranquila que no se va a descascarar…

La primera mano ya da señales de lo que se viene…

…pero es recién con la segunda mano
que realmente se nota la transformación.
No más escalera super rústica y precaria.
Colgale una manta,
unas borlas de colores
tus revistas favoritas…
Y en menos de 3 horas tenés un rincón nuevo!
Esa es otra de las cualidades del esmalte al agua:
la rapidez con la que seca,
especial para ansiosas!

Las valijas funcionan como mesita auxiliar,
las flores le aportan color,
la taza y la manta nos invitan a acurrucarnos 
en estas nochecitas otoñales…

y la revista nos inspira a seguir creando.

Si nunca pintaste, animate, es fácil.
Si ya pintaste, no pares!
Por que todo es más lindo
una vez que abriste la lata de las posibilidades…

“Hay belleza en todo lo que nos rodea,
pero no todos la pueden ver”
~Confucio~

Todas las pinturas usadas en mis proyectos
cortesía de: