A la mesa!

Lo mío no califica para la categoría de “food styling”
Ni cerca.
No tengo grandes recetas.
No tengo utensillos chic.
Ni mucho menos grandes producciones
pero resulta que éste quiche de calabazas
me está saliendo tan rico ultimamente,
que me parece que vale la pena compartir la receta.
Una calabacita cortada al medio,
puesta “boca abajo” en una fuente para horno
hasta que quede blanda y bien doradita y dulzona.
Solita nomás…no le pongo nada nada.
Acá ya está “panza arriba” para la foto.

Una vez que ya está totalmente tentadora,
le saco con una cuchara todas las semillas
y la cuarteo en dados…
ahí mismo…sin sacarla todavía de la cáscara…

En un bowl aparte mezclo 
3 huevos
sal, 
pimienta,
mucho queso rallado,
y un chorro de leche o crema.

y se lo agrego a los cubos de calabaza que retiré de la cáscara
usando una cuchara…

Trato de no pisar mucho la calabaza para que tenga cierta textura,
y que no quede como puré.
Enmanteco un Pyrex…

y en él vierto la mezcla anterior…

Al horno hasta que quede doradito
y la cocina se haya impregnado de olor a comida casera.

Es riquísimo!
Es fácil.
y se hace casi casi solito
mientras escribo el post de mañana…

No es de food styling…
pero si para chuparse un par de deditos!

No solo de pintura vive la familia…

Feliz semana,
 que sea productiva y con olor a caserita!