Finde Frugal 89

No llegué a contarlos a todos,
pero creo que el día de ayer tuvo
casi casi la misma cantidad de grises 
que la novela erótica de E. L. James.

Mi espíritu optimista quiso creer que el gris azulado mañanero
se iba a disipar para darle lugar al azul…
tímido azul, pero azul al fin.

Me equivoqué.

El gris azulado perdió la pelea
y con ella los pocos vestigios de azul que tenía
y para las dos de la tarde era gris,
simple 
y
llanamente
gris.

Gris que no conforme con la condición de gris puro
que lo ubicaba justo en el medio entre el blanco y el negro
se convirtió para las cinco de la tarde
en gris plomizo…
bueh…gris plomo!
Si, plomo ,
plomazo!
como la lluvia que cayó copiosamente de ahí en más.

Gris plomo que impidió todo intento
de fotografías más o menos decentes para el post de hoy.

Gris negruzco que me hizo agregarle un poco de blanco frugal
al felpudo gris…si gris!!
para que no fuera tan pero tan…
qué otra cosa que gris???

El felpudo gris que pisaremos cada vez que entremos de la galería
donde viven las plantas,
(entre ellas el ficus…
se acuerdan del ficus?)
hacia la cocina
Cuando pare de llover lo fotografío mejor…
quien sabe,
capaz mañana cambiamos el gris por el verde!
Nos leemos el Lunes…

//static.inlinkz.com/cs2.js?v=116