A cualquier edad…

Algunos tienen la suerte de saber desde temprano
que quieren ser cuando sean grandes.

Sea eso 
arquitecto,
diseñadora,
secretaria,
maestra,
contador,
payaso de circo
o ama de casa.

A otros les cuesta un poco más saberlo…
Prueban carreras, oficios y trabajos
hasta encontrar un zapato que no les apriete demasiado
y que les permita seguir caminando por la vida.

Casamiento,
divorcio,
hijos,
mudanzas,
cambios en la salud,
cambios en las finanzas familiares…

…son solo algunas de las situaciones
que pueden moverte al cambio y a la innovación…

Son situaciones que funcionan a veces como 
“caldo de cultivo” para nuevas ideas.
Funcionan como trampolines a la creación,
a la innovación y ayudan a despertar
pasiones dormidas pero nunca olvidadas.

Casamiento,
divorcio,
hijos,
mudanzas,
cambios en la salud,
cambios en las finanzas familiares..
son momentos movilizantes en la vida de todos nosotros.
Usalos como momentos de introspección,
momentos para reinventarte,
para recordar aquello que querías ser cuando fueras grande…
y ajustalo a tu nueva situación.

Las mujeres somos buenas en eso.
Son muchísimas las que transformaron su pasión
y su talento
en una entrada extra de dinero
y muchísimas más las que pueden hacerlo.

Y no pienses en que puede ser tarde…

…por que
la pasión se puede encontrar a cualquier edad.
Si realmente se ama algo,
las puertas se van a abrir,
tengas 20 o 60.

Nunca es tarde para ser lo que podríamos haber sido…