El largo camino del reciclaje

La vuelta a la mesa de trabajo fué rápida
pero fácil!
En cuanto abrí la valija y los ví,
supe que eran perfectos para ayudarme a retomar
mi relación con las herramientas y los pinceles.
Un par de herrajes muy muy antiguos 
que necesitaban una buena limpieza 
para dejar relucir todos sus detalles y personalidad…

Los lavé,
loa cepillé con un cepillo de alambre
para sacarles el óxido que se desprendía solo,
los cubrí con Cetol color nogal
y una vez secos los barnicé…
pero todavía no te los muestro.

Primero preparo la base donde sujetarlos.
Pintura blanca,
con pincel casi seco por que no me quiero manchar.
(un mes de ausencia en el taller me permitió restaurar
un poco la piel de mis manos, crecer mis uñas
y hasta pintarlas…me siento toda una señorita!)

Alambre de fardo en los agujeros que ya presenta la madera…
…tornillos y sellos…
“Brocante Du Canal”
para recordar de donde vinieron los herrajes

Un largo camino desde donde los encontré…
hasta la casa de mis clientas,

espero que ellos hayan disfrutado el viaje tanto como yo.