Contando estrellas

5
4
3?
Cómo medir las estrellas
cuando el lujo y el comfort tienen poco que ver
con el room service, el chef del restaurante, el gimnasio o la pileta del lugar?
Desde el momento en que Marie abrió su puerta,
yo sabía que las mediciones convencionales en estrellas
se habían evaporado….
o mejor dicho,
que habíamos llegado a nuestro pedacito de cielo
y que tendríamos muchas estrellas para contar…
Las sábanas antiguas de lino,
amorosa y trabajosamente planchadas por Marie
fueron solo el comienzo.

Si, eso es auténtico “Redwork”,
(una técnica de bordado con puntos muy sencillos
 hechos todos en hijo rojo)
Un trabajo típico del 1800
cuando se bordaban las iniciales del matrimonio
en cada pieza del ajuar…

…estábamos en el sur de Francia,
por lo tanto el toile no podía faltar…

Probablemente la cama más “lujosa”
en la que alguna vez he dormido…

Hablando de dormir…
Shhhh…Edu está en su quinto sueño,
mientras tanto,
vamos a la cocina que les muestro el resto…
Es chiquita y aún así no se por donde comenzar!
Tal vez por la cortina hecha con repasadores antiguos
que ayuda a esconder las ollas y utensilios de cocina

o tal vez,
si levantamos la vista,
por la colección de enlozados que hizo que mi corazón
se salteara un latido…

El laurel,
el baldecito de zinc,
los repasadores en el perfect composé
y el cuadro pintado por la misma Marie,
todos lujos que no podría imaginar
no estuvieran donde estaban…
Justo atrás nuestro,
la pequeña mesa donde compartir el café mañanero
..y una que otra croissant…
A ésta altura de los acontecimientos y descubrimientos
yo sabía que Marie y yo compartíamos un gusto o dos
por las cosas con historia

por eso es que tuve que levantar el mantel perfectamente cuadriculado
que dejaba asomar pintura perfectamente descascarada
y detalles que no figurarían
en ninguna lista de ammenities de ningún hotel…

Pero las cosas de las que enamorarse
no terminan ahí y aunque es temprano,
 una visita al jardín es imperdible.

Se imaginan la calidad de los sueños forjados
en ésta cama antigua de hierro
en el medio de un jardín en Carcassonne?

Desde allí la vista salta de una cosa a la otra
sin descanso, despertando la tentación
y el acercarse a ellas es imperativo…

El Otoño se había presentado ya en La Provence
y las hojas cubrían mucho de los tesoros de Marie
pero yo quise fotografiarlos tal cual se me presentaban los objetos,
respetando lo que la Naturaleza había creado
por miedo a mover algo e interferir con un 
trabajo magistralmente ejecutado…

La casa de Marie está ubicada al pié de La Cité,
la ciudad medieval en Carcasonne, Francia
un pueblito con todo el encanto y la historia que uno imagina y espera.
Con callecitas empedradas,
puertas y ventanas que harían la delicia de cualquier
Instagramero o fan de Pinterest.
Un lugar donde perderse,
soñar,
inspirarse…

…un lugar donde colgar el sombrero después de un día de caminatas…

 y el corazón después de contar tus propias estrellas…
el estudio de Marie es el lugar perfecto
para recorrer el sur de Francia
y yo estuve allí.

 Marie nos invitó a conocer su hogar,
el lugar donde ella sueña y se inspira,
pero eso es material para otro post!