Pino, y no de navidad

Antes de llenar la casa con cajas marcadas con 
“arreglos navideños”
y de desparramar brillitos por cada rincón
casi inalcanzable con la escoba,
hay tiempo para un makeover más.
(para lo que si no hubo tiempo o cerebro
fué para una foto del antes con todos los cajones en su lugar,
pero ustedes se la pueden imaginar, no)

La típica cajonera de pino
a la que ya alguien le había dado una mano de pintura blanca.
El tema es que se habían olvidado de un detalle importante:
el pino, 
antes de ser pintado,  
debe recibir siempre 2 manos de imprimación
o “fondo blanco para madera”.

El “fondo blanco”
impide que con el tiempo y al estacionarse la madera,
la pintura final se manche con las manchas oscuras
que se forman en los nudos
y que son tan típicas de la madera de pino.
Tené en cuenta que una vez que las manchas aparecen
la pintura solo las podrá tapar por un cierto tiempo,
las manchas en los nudos del pino
van indefectiblemente a reaparecer.
Por eso,
para un trabajo impecable y duradero,
cuando pintes pino
recordá siempre preparar la madera!

1-Lijá primero sobre todo los muebles que,
como el mío ya están pintados.
2- Dos manos de “fondo blanco para madera”
3- Dos manos de esmalte satinado al agua
4- Cera de pisos en pasta incolora para proteger


Fácil y rápido…

mucho más que desenredar las lucecitas de navidad del año pasado
y lograr que funcionen!

Ahora si,
 es hora de preparar la casa para recibir a la familia y a Papá Noel,
pero no me quiero despedir sin agradecer todos 
los buenos deseos que me dejaron en el post anterior.
Con tiempo,
pasaré a visitar a todas las que participaron en el Finde Frugal del viernes.
Mil gracias!!
“La gratitud es la memoria del corazón”
~Jean Baptiste Massieu~
Todos los productos usados en éste proyecto
son cortesía de :